Sígueme en Twitter @txokodelsadar

Tras 20 años trabajando diariamente la información rojilla, ahora soy socio y escribo con la camiseta puesta y la bufanda al cuello

sábado, 23 de julio de 2016

El Trayecto

El último ascenso es ya historia de Osasuna, aunque sólo haya pasado un mes, así que puede ser un buen momento para echar una rápida mirada atrás que sirva para afrontar el futuro. Martín ha puesto de moda el coaching y uno de los principios de este método en su aplicación deportiva es que tan importante (o más) es el trayecto recorrido hasta lograr un objetivo como el propio resultado conseguido. Y esta máxima se cumple totalmente con este Osasuna 2016.


No haber ascendido no hubiese cambiado muchas de las percepciones que deja la pasada campaña. Percepciones con respecto al equipo, el entrenador y el propio club como institución. Tres vertientes de una misma realidad que se pueden analizar independientemente mirando a la próxima temporada en la Primera División.

La progresión de varios de los jugadores es innegable, con ascenso y sin ascenso. David García, Alex Berenguer y Unai García son jugadores de primera plantilla sin ninguna duda en Primera División. Olavide, Otegui y Buñuel han dejado claro que son parte del futuro de este equipo. Ese trayecto es tan importante como el propio ascenso, ya que pocas veces han subido tantos jugadores a la primera plantilla en tan poco tiempo. Nunca ha quedado tan claro el rumbo que debe tomar el club y eso es fundamental.

El club ha podido comprobar en estos meses varias cosas. En lo deportivo, que con Tajonar como base se pueden lograr éxitos. En lo social, la importancia de la afición y la implicación demostrada en varios desplazamiento es un signo que debe entender la junta. En lo institucional, uno de los grandes logros ha sido comprobar que la Segunda División no es el fin del mundo en ningún sentido; algo básico para afrontar el regreso a Primera División con otra perspectiva diferente a la de la época anterior.

El caso de Martín también es claro. Su renovación creo que era innegable con ascenso o sin ascenso. Esta temporada ha servido (incidente con Pucko aparte) para renovar las viejas etiquetas que tenía en el banquillo. El equipo no se le ha caído en invierno y ha manejado el vestuario muy bien, haciendo una mezcla interesante de veteranos, maduros y jóvenes, además de recuperar la mejor versión jugadores importantes como Roberto Torres o los hermanos Flaño.

Por todo esto, el trayecto ha merecido la pena, aunque es verdad que el ascenso lo ha adornado y aporta muchas cosas, como la posibilidad de disfrutar de los nuestros con los mejores y una buena suma de dinero que siempre viene bien, claro. El resultado conseguido ha sido increíble, pero lo conseguido por el camino es un auténtico tesoro que hay que aprovechar en los próximos meses.