Sígueme en Twitter @txokodelsadar

Tras 20 años trabajando diariamente la información rojilla, ahora soy socio y escribo con la camiseta puesta y la bufanda al cuello

domingo, 28 de agosto de 2016

Primeros objetivos conseguidos

Ponerte a escribir tras la pobre derrota con la Real Sociedad invita al derrotismo. No son muy superiores y ganan justamente 0-2 tirando una vez a puerta. Sin embargo, creo que los dos primeros partidos de liga dejan muchas cosas reseñables que pueden superar el mero análisis futbolero.

La primera cuestión es la aparición definitiva de otro canterano que se va a convertir en habitual, no es otro que Aitor Buñuel. El lateral derecho titular de la selección sub 20 tiene que ser habitual en Osasuna casi por narices, si no es así algo extraño debe pasar. Sus apariciones son desgraciadas porque vienen de lesiones ajenas, pero se suele decir que no hay mal que por bien no venga. Aitor ha dejado media parte en Málaga y casi un partido completo contra la Real que permiten ser muy optimistas con él. En suma, un objetivo cumplido porque sumamos otro de casa a la lista de habituales en el once.

Me gusta ver cómo han vuelto a Primera Oier y Miguel Flaño. Creo que regresan a esta competición a bastante mejor nivel del que se fueron. Flaño es el más acertado, en mi opinión, de los tres centrales y Oier ha vuelto a dejar claras su virtudes más evidentes. Su labor en el centro del campo le ha servido para hacerse fijo en una posición muy poco habitual el año pasado y, para mí, cumplir con nota en su actuación particular.

El inicio de los García es mejorable, seguro, pero ellos son los que están en proceso de aprendizaje. Unai y David ya están haciendo las primeras evaluaciones del master y, a pesar de errores e infortunios, no tengo duda que van a ser habituales también en Primera. Los sumamos a Oier, los Flaño, Torres (seguro que volverá mejor que como dejó la Primera) y Buñuel. Y ya son siete habituales...

En lo colectivo, me parece que el equipo compite, tiene espíritu. Ni el Málaga ni la Real, con plantillas muy superiores por nombres y fichas, han pasado por encima a Osasuna. Seguramente han sido algo mejores, pero este grupo está preparado para pegarse con cualquiera en Primera. Eso sí, los errores en la máxima categoría se pagan más caros.

Y para terminar, algo que no tiene nada que ver con el campo. Se ha ganado una nueva liturgia desde la grada. Cuando se acaban los partidos se canta al equipo eso de "Somos un equipo" y parece que la gente de casi todo el estado se queda. Esa nuevo gesto, si se consolida, me parece muy chulo y volverá a diferenciar al Sadar de otros estadios.

jueves, 4 de agosto de 2016

Objetivos viejos, objetivos nuevos

La experiencia de Osasuna en las dos últimas temporadas permite cambiar la manera de ver las cosas sobre algunas cuestiones. Una de ellas son los objetivos a priori de las campañas. Hace tres años, sólo se podía hablar de permanencia, el descenso era una tragedia de dimensiones inimaginables y que, poco menos, haría desaparecer Osasuna y, quizás también, el mundo. Comprobado está que no fue así y que, un descenso tan sobrecargado de circunstancias negativas alrededor, no sólo no fue el final de nada sino el principio de otra cosa, una catarsis necesaria.

Por ello, creo que es buen momento para hablar de objetivos en otros términos y no sólo mirar a la tabla clasificatoria, en la que partimos muy abajo si hablamos de dinero, experiencia o nombres propios. Así, es fácil leer un día que puede que estemos muy arriba o muy abajo, porque nadie sabe nada de lo que va a pasar y porque la transformación del trabajo y esfuerzo en puntos no suele ser ni muy justa ni muy predecible.

Es el momento de mirar las cosas desde otro punto de vista y encontrar objetivos más importantes (para mí) y que perduren más allá del siguiente mes de junio. Hablo de formación de jugadores, asentamiento económico del club y afianzamiento de una institución más "de y para" los socios. Todo esto tendrá que ver con lo que suceda en el campo, pero no se conseguirá sólo si los resultados acompañan cada fin de semana (considerando viernes y lunes como fin de semana).

Convertir a Unai y David García en jugadores de Osasuna para muchos años y tener unos nuevos Mateo, Cruchaga o Josetxo sería en sí un objetivo muy muy interesante. Si crecen como hasta ahora, pueden ser defensas de este equipo durante una década, sin descartar salidas que puedan dejar dinero, con el objetivo de tener más "jugadores de Osasuna". Mismo caso de Álex Berenguer, ya ha dado un paso adelante y estaría genial que se asentara en el equipo habitualmente. Habríamos ganado tres jugadores de Primera División de casa que se unirían a los hermanos Flaño, Oier y Roberto Torres. Hablaríamos de siete navarros habituales en un once de Primera, que es mucho decir.

Ver a Otegui, Olavide, Buñuel, Hualde o Imanol cada vez más tiempo en el campo sería un gran objetivo para todos. Ellos tienen que dar un salto y Martín su sitio si lo merecen. Serían cuatro o cinco canteranos con cierta presencia, llamando a las puertas del lugar de los citados anteriormente como habituales ¿Qué supondría esto? Supondría que, más allá de la tabla clasificatoria, podríamos tener en dos o tres años a diez o doce canteranos habituales en el equipo. Muchos puestos cubiertos de la plantilla para que en verano se apuntale con sólo algunos refuerzos.

Otro objetivo tiene mucho que ver con lo económico, claro. La inyección de dinero televisivo de esta campaña es muy alta y es una buena oportunidad de sacar al club de la UVI en la que seguía estando la pasada campaña. Se estabilizó el enfermo, pero quedan cosas por hacer para tratar de ponerlo en planta y que pueda tener cierto margen de maniobra para mirar al futuro institucionalmente de otra manera a lo que se veía hace apenas un año.

La relación del socio con el club también es vital. La Primera División da una oportunidad única a la institución para demostrarle a sus socios que les importa y que quieren sean importantes en la vida diaria, no sólo en el momento de renovar el abono. Se han hecho cosas interesantes la pasada temporada, pero el chute de osasunismo que ha supuesto el ascenso debe ser aprovechado sin excusa por la junta directiva porque la trayectoria de los clubes nunca sabe cuándo te va a deparar oportunidades como ésta. Comunicar mejor las cosas, pensar en el socio y escuchar para tomar ciertas decisiones, "asamblear" más ante temas importantes... Muchas posibles herramientas para conseguir este objetivo.

Como se ve, lo la permanencia y Europa está bien, pero hay objetivos realmente importantes que se deben buscar sin duda y sin mirar la tabla.

sábado, 23 de julio de 2016

El Trayecto

El último ascenso es ya historia de Osasuna, aunque sólo haya pasado un mes, así que puede ser un buen momento para echar una rápida mirada atrás que sirva para afrontar el futuro. Martín ha puesto de moda el coaching y uno de los principios de este método en su aplicación deportiva es que tan importante (o más) es el trayecto recorrido hasta lograr un objetivo como el propio resultado conseguido. Y esta máxima se cumple totalmente con este Osasuna 2016.


No haber ascendido no hubiese cambiado muchas de las percepciones que deja la pasada campaña. Percepciones con respecto al equipo, el entrenador y el propio club como institución. Tres vertientes de una misma realidad que se pueden analizar independientemente mirando a la próxima temporada en la Primera División.

La progresión de varios de los jugadores es innegable, con ascenso y sin ascenso. David García, Alex Berenguer y Unai García son jugadores de primera plantilla sin ninguna duda en Primera División. Olavide, Otegui y Buñuel han dejado claro que son parte del futuro de este equipo. Ese trayecto es tan importante como el propio ascenso, ya que pocas veces han subido tantos jugadores a la primera plantilla en tan poco tiempo. Nunca ha quedado tan claro el rumbo que debe tomar el club y eso es fundamental.

El club ha podido comprobar en estos meses varias cosas. En lo deportivo, que con Tajonar como base se pueden lograr éxitos. En lo social, la importancia de la afición y la implicación demostrada en varios desplazamiento es un signo que debe entender la junta. En lo institucional, uno de los grandes logros ha sido comprobar que la Segunda División no es el fin del mundo en ningún sentido; algo básico para afrontar el regreso a Primera División con otra perspectiva diferente a la de la época anterior.

El caso de Martín también es claro. Su renovación creo que era innegable con ascenso o sin ascenso. Esta temporada ha servido (incidente con Pucko aparte) para renovar las viejas etiquetas que tenía en el banquillo. El equipo no se le ha caído en invierno y ha manejado el vestuario muy bien, haciendo una mezcla interesante de veteranos, maduros y jóvenes, además de recuperar la mejor versión jugadores importantes como Roberto Torres o los hermanos Flaño.

Por todo esto, el trayecto ha merecido la pena, aunque es verdad que el ascenso lo ha adornado y aporta muchas cosas, como la posibilidad de disfrutar de los nuestros con los mejores y una buena suma de dinero que siempre viene bien, claro. El resultado conseguido ha sido increíble, pero lo conseguido por el camino es un auténtico tesoro que hay que aprovechar en los próximos meses.

martes, 21 de junio de 2016

El diccionario de Martín

Una vez acabada la temporada y con el sueño hecho realidad. Estas líneas pretender dar un poco de luz a aquellos que se van a acercar pronto al universo rojillo en su regreso a Primera División. Martín ha conseguido durante todo el año dominar el escenario y el discurso utilizando una serie de términos con los que ha teñido el debate rojillo. En el fondo, nos ha "martinizado" a todos con su vocabulario, con palabras como éstas que ahora recojo con un punto de humor a modo de diccionario "Castellano-Martín" "Martín-Castellano". Aquellos "martinólogos" que lo han seguido todo el año y quieran añadir más términos, me lo pueden decir a través de Twitter. Así podemos completarlo y sonreír un rato.

Afición: compañía eterna de Osasuna. Factor clave según Martín para el ascenso y a quien se lo dedicó.

Ático: término estrella de la temporada. Estar en el ático significaba estar líder o en puestos de ascenso. Ha sido un término instalado de manera habitual en el osasunismo hasta el punto de que Martín ha dado una rueda de prensa en un ático.

Calimero: personaje de dibujos animados que siempre estaba lastimándose. Martín lo utiliza en el vestuario para tratar de huir de las excusas.

Cenar: lo único importante tras un partido. Vamos a cenar hoy y mañana veremos qué desayunamos. Termino relacionado con el no pensar.

Cinco: doble acepción. Cinco partidos finales: record. Un clásico de Martín, especialista en distancias cortas. Defensa de cinco: sistema habitual de Martín para mayor enfado de más de un rojillo, aunque, evidentemente, la apuesta le ha salido bien.

Coaching: método que ha servido a Martín como cambio en su manera de entrenar y ver la vida.

Competir: uno de los objetivos iniciales de Martín para el equipo en la temporada, ser competitivos.

Curiosidad: sensación de Martín antes de la temporada. Quería saber cómo iba a comportarse tras no haber entrenado hacía muchos años durante una temporada completa.

Delegar: acción que Martín reconoce haber descubierto con respecto a su anterior etapa como técnico. Según él, le permitirá entrenar hasta los 80 años.

Desayuno: lo que viene detrás de la cena. Tras él, no hay nada más, ya que la comida queda muy lejos, según Martín.

Empate: sinónimo de un punto. Resultado muy valorado por Martín para mayor enfado de más de un rojillo, pero que ha tenido su importancia.

Gozar: objetivo de los partidos. Martín se lo puso como meta no sólo para la afición, sino también para el equipo.

Heineken: el término no lo usa Martín, pero lo ha practicado. Es un concepto muy utilizado por @Fredi1973 y que viene a definir Tajonar como la mejor cantera del mundo, reclamando su mayor presencia en el primer equipo.

Ilusión: sentimiento recuperado por todo el osasunismo. Recuperarla ha sido un objetivo para Martín durante todo el año. Probablemente, el término más repetido por Martín es sus ruedas de prensa.

Kenan Kodro: término evolucionado. Ha pasado de ser conocido como el hijo de Meho Kodro a ser recordado como el héroe del ascenso de Osasuna en 2016.

Liarla: expresión de Martín para definir que el equipo podía hacer algo grande.

Mochila: término referido para todos aquellos recuerdos y sensaciones negativas que arrastraba el grupo tras el año del descenso y la dura temporada en Segunda. Vaciar la mochila ha sido el gran logro del entrenador navarro.

Mostrarse: petición de Martín a sus jugadores. Quiere que sus jugadores se muestren tal y como son. Expresión muy repetida por el entrenador

Nadie: ni más ni menos que nadie. Sentimiento que trasladó desde un principio al grupo y que repitió: no creerse menos ni más que nadie.

Nenes: así llama Martín a aquellos jugadores del juvenil que dan el paso al primer equipo. Otegui y Javi Martínez acuñaron el término ante el Albacete en octubre.

OSASUNA: termino identitario. Lo dice la canción que canta la grada y el vestuario, es lo que somos. Concepto recuperado por Martín y que trata de que se conserve en el tiempo.

Pensar: lo que pide Martín a sus jugadores que no hagan. Pensar es malo, pensar mucho es peor.

Pertenecia: sentimiento que ha unido a equipo y afición. Pertenencia a un club y un concepto, Osasuna.

Sadar: estadio de Osasuna. Lugar donde Martín ha querido cimentar el ascenso a través del concepto de equipo local, contando con el estímulo de la afición.

Sin papeles: jugadores con ficha del filial que, por una normativa ideada para las eliminatorias de Copa de equipos grandes, no pueden jugar más de cuatro simultáneamente. David García, Merino o Álex Berenguer han sido algunos de ellos.

Sótano: lugar donde cogió el equipo Martín. Lugar donde el club puso los pies en el suelo y se vio cerca de la demolición.

Tesoro: así define Martín lo que ha conseguido tras conocer los procesos del coaching, un tesoro personal. También se ha referido como un tesoro a algunos puntos logrados durante la temporada.

Trayecto: proceso que va desde la imposición de un objetivo hasta su consecución. Término muy utilizado por Martín por la importancia que le otorga.

UVI: lugar simbólico en el que estaba Osasuna con la llegada de Martín y lugar físico donde tuvo que ir Martín poco después de coger el equipo.

Vinagretas: jugador con carácter competitivo que se enfada cada vez que las cosas no le salen como quería.

La foto es de Mikel Saiz en www.osasuna.es

domingo, 15 de mayo de 2016

El reto del Promesas

Osasuna Promesas es nuevo campeón de la Tercera División Navarra. Por ello, está a dos encuentros de poder regresar a Segunda B. Creo que esta situación debe plantear un posible debate ¿Qué hacer con el filial en un hipotético ascenso a la categoría de bronce?
Antes de nada, creo que es importante reseñar que el paso por la Tercera no está siendo el desastre que podía parecer algunos años atrás cuando ya se veía que el descenso era muy probable y el equipo sufría en Segunda B para mantenerse. Han aparecido en el primer equipo bastantes más jugadores de lo que lo habían hecho anteriormente. Eso sí, esa estadística no sería justo achacarla a la categoría donde estaba el filial, sino a las necesidades y urgencias de la tesorería del club y el descenso del primer equipo. Y también a las decisiones de los entrenadores, claro.
Sea como sea, y sin la necesidad perentoria del ascenso del equipo de Mateo, creo que es importante que se instale la duda en Tajonar sobre cómo ha de ser el modelo del filial en Segunda B. Las últimas temporadas en esta categoría ya enseñaron el camino de lo que no hay que hacer, con alguna excepción como Andrés Fernández o Loé. La economía rojilla y las escasas apariciones de jugadores del filial en el primer equipo nos muestran que esa manera de hacer las cosas no fue acertada.
Habrá que mirar hacia los despachos de Tajonar y el Sadar para dar respuesta a esta decisión si se da el caso de que el filial asciende. Y lo digo porque el cambio y la regeneración del club deberá pasar también por el estandarte de Tajonar, por el equipo que es la punta del iceberg de la cantera. Una decisión como ésta será estratégica para el funcionamiento del club en el futuro.
Debates aparte, me alegro mucho de que a Mateo le vayan bien las cosas y que se le haya vuelto a integrar en el esquema de Tajonar. Su paso por el primer equipo la pasada temporada no debe pasarle factura y cambiar su trayectoria como entrenador de futuro para el club. Tanto él como Urban y Martín se metieron en un fregado muy gordo. Mateo y Urban salieron trasquilados, pero creo que las puertas del primer equipo no se les deben cerrar de cara al futuro y merecen la oportunidad de disfrutar del banquillo de Osasuna en el largo plazo.
Una cosa más. Miremos dos años atrás, con la situación más dura de Osasuna, con quiebra técnica económica y el club al borde real de desaparición en dos ocasiones, un caso judicial de dimensiones estructurales en el club, descensos de filial y primer equipo, problemas para encontrar una directiva que se hiciera cargo del club... Si apenas dos años después de todo esto, Osasuna vuelve a Primera, el filial a Segunda B, tenemos más socios que hace tiempo y más ilusionados, Tajonar instalado en el primer equipo con jugadores de casa protagonistas, una asamblea real de compromisarios y no de representados y una dura lección aprendida. Entonces sí que se habrá demostrado que esta institución es de otra pasta y que acabar con ella será casi imposible.

martes, 3 de mayo de 2016

Oier y diez más

Estas líneas no responden tanto a las cosas que hace bien Oier, sino a las que se le echan en cara. Vaya por delante que Oier tiene una cualidad, para mí, clave: es lo que se entiende por "Jugador de Osasuna". Sentado en la grada y leyendo Twitter, me ha supurado una sensación de no valoración exacta de quién es y qué hace ahora Oier en Osasuna.
Oier es el capitán de Osasuna. Sus compañeros confiesan que con él se sienten más seguros en el campo (lo he escuchado de primera mano), el entrenador confía ciegamente en él, demuestra una actitud tremenda en el césped, es líder en la caseta y tan polivalente que le han mareado con muchos cambios y siempre ha puesto al equipo por delante de él.
¿Es un virtuoso de la banda? No ¿Técnica depurada? No ¿Rinde mejor en unos puestos que en otros? Claro, como tantos jugadores, pero cumple en muchas posiciones... Y defensivamente, con el paso de los años, pocas veces falla y es fiable.
Con las cualidades de de Oier y otros tantos (Cruchaga, Yanguas, Mateo, Josetxo, Palacios, Puñal...) se puede hacer un retrato robot de ese jugador que tanto necesita Osasuna histçoricamente y que es nada más que eso, un "jugador de Osasuna". Y parece increíble, pero, a veces, lo tenemos tan cerca y no lo vemos. Brilla más buscar jugadores con proyección de venta y que luzcan fuera, pero esa casta de jugador es clave para este club y no debemos olvidarnos de ella. Hombres que se pasan muchos años en el equipo y dan continuidad a los proyectos.
Oier es un "jugador de Osasuna", con partidos mejores o peores, con un pase acertado más o menos, pero es uno de los nuestros y es importante que todo el mundo lo tenga claro.

La imagen que ilustra este post es de @CAOsasuna, así que supongo que de Mikel Saiz.

domingo, 1 de mayo de 2016

El objetivo más importante está en proceso de consecución

Después de muchos años trabajando en la información relativa a Osasuna, ahora veo los toros desde la grada. Con la camiseta puesta. Me apetece escribir de nuevo sobre lo que pasa en el club y en el equipo, así que me pongo a ello.
Escribo este post tras la victoria en Alcorcón, tras el subidón de comprobar que el ascenso es una opción absolutamente real. Pero también sabiendo que nadie subió en enero, tampoco en febrero, ningún equipo en marzo, no fue el caso de abril y tampoco podemos pensar que sea así el 1 de mayo. Sin embargo, con la euforia disparada hasta niveles del mismo ático, yo creo que el objetivo fundamental, el de verdad, es sí está encaminado para lograrse.
Limpiar la escombrera, revitalizar la ilusión de la grada, tener una estructura firme de jugadores de casa, ver como hay iniciativas que quieren hacer mejor el club desde fuera, comprobar que hay quien se mueve para organizar viajes a partidos fuera de casa... Ese es el objetivo real, se están haciendo y consiguiendo cosas.
Ya puede pasar lo que pase en el campo (ojalá se suba, claro), pero el trayecto que se ha iniciado es el que hará que el roble montañés crezca sano y sin riesgos de morir. El interés de los socios por saber qué pasa en el club, el interés por aportar cosas al club, es lo que va a hacer que Osasuna sea lo que muchos quieran y no sólo lo que quieran unos pocos.
La ilusión es muy preciada porque no está en la mano de cualquiera generarla y es complicado saber cuándo va a llegar. Bueno, pues en Osasuna, ahora, se tiene, por lo que hay que aprovecharla. Lo deportivo está ayudando a generarla, pero el club y el entorno ha de aprovecharlas para que este tren se tome en el ámbito institucional. Eso sí, igual que sobre el campo, un buen resultado sirve de poco. Cada entrenamiento es importante y cada partido más. En el entorno y en los despachos, cada decisión de apertura del club a los socios, cada medida para llenar el Sadar de socios, cada nuevo canterano en el primer equipo va haciendo crecer de verdad a Osasuna. Pero no se puede parar. Formar un club diferente es cuestión de tiempo.
Un ascenso sería increíble, pero construir un nuevo Osasuna, sería mucho mejor.

Imagen: www.osasuna.es