Sígueme en Twitter @txokodelsadar

Tras 20 años trabajando diariamente la información rojilla, ahora soy socio y escribo con la camiseta puesta y la bufanda al cuello

lunes, 26 de diciembre de 2011

El roble de Huarte



Me dicen que elija al mejor del 2011 de entre los jugadores de Osasuna y tengo grandes dudas al principio. Camuñas podría entrar en este apartado, pero nos queda lejos, Ibrahima, Raúl o Lamah no chirrían, pero sólo han jugado algunos partidos. Y al final, como siempre, te das cuenta que hay uno que siempre da continuidad a este equipo en el tiempo, Patxi Puñal.
Por su carácter, nunca va a destacar y pocos se acordarán de él cuando haya que poner focos sobre alguien. Lo de Patxi es diferente. Mientras los ojos se ponen en los partidos, él se pone como primer objetivo entrenar mejor que ayer, cuidarse un poco más… Cosas que pocos pueden observar y que, casi nadie, puede destacar. Por eso, y por más ya de 351 razones, creo que es el hombre del año en el equipo.
Alex Fernández, Pablo García, Raúl García, Alfredo, Nekounam… Todos han sido importantes en el centro del campo y todos parecía que iban a ser quienes pudieran quitar del once a Patxi. Las tácticas de los diferentes mister han ido permitiendo que pudieran compartir puesto sin elegir entre unos y otros, pero todos han tenido a Patxi cerca.
Escudero de lujo, “come marrones” muchas veces, nada tribunero, capitán, recordman. Muchas cosas buenas que permiten mirarle hoy como el hombre del año. Y, sobre todo, el jugador que ya es historia viva del club. El partido ante el Betis y lo que tiene de conceptual es suficiente para elegirlo como el más destacado. El club ya ha conseguido “apropiarse” de los valores de un jugador de cara a futuro.
La regularidad de Castañeda, el carácter de Bustingorri, la genialidad de Martín, la clase de Goiko, los goles de Urban… Todos ellos, se fueron del club, dejaron el fútbol, sin plantar semilla en Tajonar porque nadie supo “utilizarlos” para crear estandartes para el futuro. Sin un triste homenaje, sin un reconocimiento. Por eso, chapeau para quien haya ideado toda la historia del roble de Puñal.
Un club como Osasuna necesita mandar mensajes propios y edificar en torno a ellos un proyecto. Mientras otros buscan en la imagen de un CR7 levantar su edificio fugaz, los nuestros tienen ya en Tajonar un roble donde mirarse y apoyarse para muchos años. Y, además, pueden cantarle eso de que ya no podrán para a Patxi Puñal, lo que significa que no se pueden para muchas cosas que significa un jugador como Patxi, el hombre del año.

Post data. Por todo ello, enhorabuena, otra vez, a quien lo pensó. Lo malo de todo esto es que me he quedado con el peor sabor de boca porque no lo pude ver por el capricho de algunos. El día que me hubiera gustado ponerme de pie y aplaudir, tuve que conformarme con ver unas cuantas fotos. #dolido 

miércoles, 14 de diciembre de 2011

No volverse locos

Me gustaron mucho algunas de las cosas que vi de los nuestros en Almería. Annunziata, Lekic, Timor, Roberto Torres... dieron cosas muy interesantes, sobre todo, demostraron las cosas donde hay que hacerlo, en el campo y no en sala de prensa. Han metido en un brete (positivo, bendito) a su entrenador, haciéndole ver que igual es injusto con ellos. Y eso, de esa manera, me gusta mucho.
Sin embargo, no hay que volverse locos y ver el partido desde una perspectiva completa. Gran resultado, buen juego, detalles interesantes, actitud correcta. Sí, pero... No debemos olvidar que el Almería es un segunda, que no es líder (sextos, que no está mal tampoco) y que jugó con menos habituales. Creo que es justo recordarlo por lo siguiente.
No es por quitar méritos a los que jugaron, que, insisto, lo hicieron muy bien, pero no veo justo que ya se le diga a Mendilibar que tiene que jugar Leka o que Roberto Torres tiene que ser titular. Recuerdo que el gran Enrique Martín, cuando entrenaba el primer equipo y le preguntábamos por las posibilidades de jugar de un suplente, nos devolvía la cuestión diciendo que a quién quitaba de los que jugaban.
Pues eso. Que Lekic, Roberto y cía merecen jugar, seguro. Que los que están jugando en liga son séptimos, llevan sólo tres derrotas y han hecho 22 puntos, seguro. Creo que lo positivo de ayer es saber que hay alternativas, pero no olvidar los goles de Ibrahima, la electricidad de Lamah o la experiencia de Puñal. Ellos están dando mucho bueno en liga y, por ahora, no merecen discusión.
Otra cosa positiva. La afición tiene un buen motivo para bajar al Sadar. Ver a Lekic, Timor, Annunziata o Roberto Torres parece un buen motivo para pasar frío un rato y, ojalá, ver un buen partido en la vuelta contra el Almería.

domingo, 4 de diciembre de 2011

No me aclaro

Esta temporada está siendo una de las más raras que recuerdo con Osasuna. La sensación del equipo en muchas fases de los partidos no es buena, pero los resultados son tan claros y positivos que ya no sé qué pensar. El partido de hoy es un ejemplo. El Betis nos ha barrido en el segundo tiempo, Mel ha goleado a Mendilibar, siguen las lesiones musculares... Y tres puntitos más. Y 21 en el casillero. Y oliendo a UEFA. Y no me aclaro.
No he entendido bastantes cosas de las hechas por Mendilibar hoy. Decisiones en el once, cambios realizados (lesiones aparte)... Pero lo cierto es que el equipo sigue sumando y que sólo ha perdido tres partidos tras haber pasado ya por Bernabeu, Camp Nou, San Mamés y Calderón. Además de no haber fallado con ninguno de los de abajo. O sea, de lujo. Mucho más cerca de Europa que del descenso.
Y además, el partido de hoy ha sido una excepción, porque ha habido varios donde Osasuna ha merecido la suerte que hoy ha tenido. Si Mendi hubiera estado más fino, el empate contra el Mallorca hubiera sido victoria, y si los árbitros no se equivocan gravemente, los empates ante Sevilla y Granada también hubieran sido triunfos. Y las cuentas de la lechera nos dejaban con 27 puntos. Pero no es así. Osasuna tiene 21 puntos, la mitad del trabajo hecho a falta de cinco partidos para terminar la primera vuelta. No está nada mal.
Para terminar. Lo de los problemas musculares sigue siendo muy preocupante. Son demasiadas lesiones de este tipo y demasiados partidos improvisados por culpa de esta cuestión. Quizás el cuerpo técnico debería pensar qué se está haciendo para poder evitarlo, porque no tiene pinta de que sea cuestión de casualidad.

PD. El homenaje más chulo que recuerdo a un rojillo, me lo he tenido que perder. Espinitas que se quedan clavadas.

sábado, 3 de diciembre de 2011

Daños colaterales

La decisión de Roures de no dejarnos ejercer nuestro trabajo de periodistas en los campos de fútbol y el apoyo de los clubes, como Osasuna, ha tenido muchas consecuencias. Algunas de ellas están por saberse (veremos cuantos periodistas deportivos pierden su trabajo por la broma de este hombre) y otras se presentan de repente, sin darnos cuenta. Y una de ellas la tengo delante este domingo.
No poder estar en el Sadar el día que Puñal se convierte en el jugador con más partidos en Primera de la historia del club me fastidia como pocas cosas. Me revienta, me cabrea, me enfada, me china, me mosquea. Llevo un cabreo cósmico!
Creo que desde el club han tenido una idea muy chula dándole un roble de manos de Castañeda y plantándolo en Tajonar. Emotivo, simbólico, merecido... Mi enhorabuena para quien haya parido la idea, es brillante.Supongo que serán Guillermo y María, que han tratado esta semana desde la web del club este evento como se merece, con mucho cariño.
Y yo no puedo verlo. Me fastidia especialmente porque pude ver a Patxi empezar a jugar en el patio de Salesianos cuando eramos menos que un crío, y 25 años después, el día que se convierte en recordman rojillo, por culpa de Roures, no puedo estar ahí. Es lo que se llaman consecuencias colaterales, que no por ser menos directas, no dejan de ser dolorosas.
Ya que no puedo estar para verlo en el Sadar porque entre Roures y Osasuna no quieren que sea así, le mando mi felicitación virtual más fuerte para aquel chaval que jugaba en el patio de Salesianos. Todas estas fechas señaladas tienen su anecdotario escondido. Y ésta no podía ser menos. Me lleva a mediados de la década de los 80.
Mi tío Miguel tenía la tienda de chucherías que había enfrente de Salesianos, la que conocían como la del Filemón. Castañeda era vecino de mi tío y solía pasar bastante con su familia para saludarle. Mientras, Puñal jugaba cada recreo en Salesianos y cada sábado con Osasuna allí, porque entonces los alevines y benjamines rojillos jugaban en el patio cubierto de brea del colegio, donde nosotros jugábamos a balonmano.
Por ello, seguro que más de una vez, Patxi fue a comprar cromos, una palmera de chocolate o unas pipas y coincidió con quien mañana le dará ese simbólico roble. Entonces, ni Castañeda podía saber que alguno de aquellos críos sería hoy historia de Osasuna, ni Patxi podía soñar con jugar una parte de los partidos que estaba jugando el defensa madrileño.
Un último dato. El partido de despedida de Javier Castañeda con Osasuna fue... contra el Betis. Casualidades.
Felicidades, Patxi.
PD. La foto de la web de Osasuna de hoy sábado es muy chula. Es el patio del Semi! Pena que no se puede pegar aquí. La foto que ilustra este post es de Eduardo Buxen (@edubux) y se publicó en Diario de Navarra.