Sígueme en Twitter @txokodelsadar

Tras 20 años trabajando diariamente la información rojilla, ahora soy socio y escribo con la camiseta puesta y la bufanda al cuello

domingo, 27 de noviembre de 2011

De Eibar a Cornellá

Hoy Osasuna me ha empezado a convencer de que las cosas pueden cambiar. Sacar los tres puntos de Cornellá, sin excesiva necesidad y a tiempo de darnos una alegría prolongada en el tiempo, es una verdadera novedad. El domingo pueden dejarme con la boca abierta y la ilusión por las nubes si enseñan los dientes contra el Betis y se alejan varios partidos de abajo.
Pero el hombre del día es Patxi Puñal. No se me olvida el mítico partido de Eibar en el que Martín ya había obrado el milagro de los cinco partidos y la Segunda B. Durante la segunda parte, un desconocido para el gran público Puñal salía y lo colocaba Martín en la banda. Su familia había ido hasta allí para verle, porque cualquiera sabe si iba a poder a volver a jugar con el primer equipo en Osasuna.
Disfruté de aquel partido como un enano porque dos compañeros míos de clase en Salesianos durante la EGB había jugado. Acaz y Puñal jugando con Osasuna... Increible. Muchos años después, hoy puedo contar que aquel debutante es historia viva de Osasuna. Ese chaval que veía jugar en el patio de Salesianos cada mañana (es más, jugaba conmigo) y que pronto jugaba con los rojillos a futbito (cuando era futbito) ahora se compara en cifras con Javier Castañeda.
Es curioso, pero en aquel patio jugaba como ahora. No llamaba la atención, no parecía que fuera a ser el elegido entre todos los chavales de varias generaciones que se cruzaban en aquel patio. Había chavales que tiraban fuerte, chavales rápidos, chavales altos... Y Puñal no destacaba entre ellos. Y ahora pasa lo mismo. Alex Fernández, Pablo García, Nekounam, Raul García... Todos han conseguido ser su compañero y ninguno su relevo. Todos, sin duda, han mejorado a su lado.
Sin embargo, ha tenido que oir muchos pitos en el Sadar cuando ha echado el balón a los centrales o cuando ha sacado mal un corner. Las cifras avalan las cosas bien hechas y el cuenta partidos no se ha parado con Puñal. A la espera del próximo record... ¡Enhorabuena!

martes, 22 de noviembre de 2011

¿Será cosa del agua?

El domingo me lleve una decepción importante viendo el partido del Sadar. No sólo por el venenoso horario ya muy comentado, sino por la pobre imagen que dejó Osasuna. El Rayo fue un buen rival, jugó inteligente, pero creo que todos esperábamos más de los de Mendilibar. Y en ello está mi decepción, en que Osasuna volvió a fallar cuando ha tenido el momento dar un salto de calidad en la tabla.
Puede ser cosa del agua, sí. Puede ser que cuando el agua nos llega al cuello, los nuestros dan una talla, pero cuando está a menor nivel el agua, la cosa se relaja. Y si la cosa no está en tensión, pues eso, gatillazo. Y no es cuestión de este año, es cuestión de varias temporadas atrás. Creo que esa puede ser una razón importante de lo visto el otro día contra el Rayo Vallecano.
Pensaba que Mendilibar iba a ser capaz de cambiar esa mentalidad que cada año impide dar el salto. Todas las temporadas hay un momento bueno en el que el equipo tiene la opción de crecer, pero todas ellas, hasta ahora y con la excepción de Aguirre, el equipo ha fallado. De todos ellos, Mendi es el único que tiene la opción de poder salirse de la línea de los anteriores. Aunque también la temporada pasada tuvo su oportunidad.
Espero que sea capaz de hacerlo y hacer entender al resto que algo está cambiando, a pesar de los tropiezos que se han dado. No tengo muy claro si quiero creer que va a pasar o si lo creo realmente, pero es claro que el primer tren de la ilusión está pasando en estas fechas por el Sadar. Ojalá quienes tienen la responsabilidad de cogerlo, lo cojan y no tengamos que esperar siempre hasta el último andén de la estación para disfrutar con los nuestros.

lunes, 7 de noviembre de 2011

Ni tan mal

Once partidos después, muchas lesiones musculares mediante, con dos goleadas de escándalo en contra y tras haber pasado por cuatro de los habituales estadios donde Osasuna pierde... Las cosas están bien encaradas. Décimos, 14 puntos, a cinco del descenso, a tres de Europa. Situación muy buena y números engañosos para el equipo más goleado de Primera... a once partidos, pero no si descontamos los de Madrid y Barcelona.
Con todo, este equipo me ha dejado una sensación contradictoria. Ha dejado vivos dos partidos que tenía en la mano, como el de Granada y el del Mallorca en casa, unas veces con mucha responsabilidad de los jugadores y otras del entrenador. Además, hemos vivido dos goleadas de escándalo que nos han dejado el alma en los pies. Sumamos una cantidad de lesiones musculares poco habitual y que nos ha llevado a viajar a Madrid con ocho bajas por lesión.
Y con todo, Osasuna es fuerte en casa, ha competido casi siempre, ha sabido no perder algún partido y encima ya va sacando a algún chaval de abajo. Sin contar las magníficas impresiones dejadas por algunas individualidades, caso de Andrés, Lamah, Raúl García, Ibrahima o, incluso, la efectividad de Nino. Vamos, que uno no sabe qué pensar ni con qué quedarse.
Yo soy de los de la botella medio llena, a pesar de alguna rajada de Mendilibar y de algunas actitudes en algunos partidos. Y me inclino por el lado optimista porque los rojillos no han fallado ningún partido que no hay que fallar. Victoria con Sporting, Zaragoza y Levante; empates con Getafe, Granada y Mallorca... Derrotas con Athletic, Barcelona y R. Madrid, más buenos empates con Atlético y Sevilla. Optimismo, pero con necesidad de convencimiento, por favor.