Sígueme en Twitter @txokodelsadar

Tras 20 años trabajando diariamente la información rojilla, ahora soy socio y escribo con la camiseta puesta y la bufanda al cuello

domingo, 25 de septiembre de 2011

Dos errores, cuatro puntos. Pero hay más.

Sé que es pronto para hablar de árbitros, errores, injusticias y temas similares, pero es que no se puede dejar pasar por alto lo que podía haber sido y no fue. La mano de Perotti y el fuera de juego de Ibra son dos equivocaciones de bulto que dejaría a Osasuna con diez puntos en cinco jornadas y tras haber pasado por el Calderón, el Camp Nou y haber recibido al Sevilla.
Es verdad que el equipo ha podido hacer algo más en varios partidos, dentro del nivel que se le puede exigir a los rojillos, pero eso no quita que el balance, errores arbitrales incluidos no es malo. Osasuna no ha fallado donde no debía y ha sacado algún punto no esperado, lo que nos pone en un inicio aceptable en juego y puntuación. Seis puntos en cinco partidos y la sensación de que los empates debían haber sido victorias.
Eso sí, a partir de aquí, hay que recordar la ridícula imagen en Barcelona, que el Atlético nos debió ganar y que en Granada el equipo no dio el paso adelante para apostar por la victoria. Eso, unido a algunas alineaciones poco entendidas por la grada, nos deja un montón de buenas razones para creer que el equipo puede mejorar y crecer de cara al futuro. El Mallorca es la próxima oportunidad.

P.D. La fotazo es de Mikel Sáiz (www.mikelsaiz.blogspot.com)

domingo, 18 de septiembre de 2011

Ocho goles o tres puntos

Dos puntos de vista de una misma realidad. Osasuna perdió ocho cero, pero no fueron más que tres puntos. Ambas cosas son importantes y no merecen perderse de vista si se quiere mejorar y conseguir los objetivos que todos sabemos. Lo de ayer en el Camp Nou me duele especialmente por los rojillos que se volvieron con cinco horitas de coche rumiando el ridículo.
Pero volviendo al hecho en sí, son tres puntos, pero son ocho goles. Es verdad que era el Barcelona, que estaban enfadados, según Mendilibar, que otros también serán goleados... Es verdad, son argumentos ciertos, pero no deben servir para maquillar un hecho histórico. Es la mayor derrota de la historia del club y ese peso lo van a llevar entrenador y jugadores.Y hay que aprender de ello.
El entrenador deberá sacar sus conclusiones y anotar lo hecho mal, igual que los jugadores tienen mucho que cambiar de los sucedido en el Camp Nou. Y es que sólo son tres puntos, pero la cara de gilipollas de los que viajaron y de los que repasábamos el time line de Twitter en la distancia no puede repetirse. Son sólo tres puntos perdidos donde todo el mundo va a perder, pero no queremos ver otra igual en el Bernabeu, por favor.
Y lo pongo por pasiva, son ocho goles, pero sólo tres puntos. Tampoco vayamos a echarnos las manos a la cabeza, pedir la propia del entrenador y buscar un sitio en segunda para el año que viene. Dolió, pero los dolores se pasan y el tiempo hace que hasta se olviden en algunos casos, aunque éste va a ser difícil de no recordarlo cada vez que pisemos Barcelona.
El caso es que habrá que huir de derrotismos para seguir mirando adelante porque, si no, estaremos sumidos en el pozo de la humillación y la depresión hasta no reconocernos. Osasuna ha de volver a su ser el martes contra el Sevilla y la herida dolerá menos. La gente no va a fallar al equipo como el equipo falló a la gente, así que aprovechad esa ventaja que otros clubes no tienen.

domingo, 4 de septiembre de 2011

Lamah ¿Manfredini o Delporte?

La irrupción de Roland Lamah en la segunda parte del partido del Calderón nos dejó a tod@s con la boca abierta. Rápido, potente, habilidoso, vertical... ¡y con gol! Una joya, vamos. Hasta el punto que el propio Mendilibar se ha "mojado" para alabar al futbolista, algo poco habitual entre los entrenadores, a los que no les gusta individualizar. Y es que en Lekuntza dejó sensaciones muy similares a las del Calderón.
Parece que la santa paciencia que tuvo el club, especialmente Angel Martín González, en el proceso de su contratación tenían su razón de ser. Llama la atención que este chico tan llamativo en su juego estuviera en un equipo de la segunda categoría francesa, la verdad. Sin embargo, también es cierto que ahora le queda el momento más complicado, el de la continuidad.
Porque en Osasuna tenemos dos buenos ejemplos de por dónde puede ir el camino de Lamah a partir de ahora. El belga puede tener continuidad y ser un jugador muy importante en la banda izquierda, lo cual nos acercaría a la estela futbolística de Ludovic Delporte. O, sin embargo, puede ser jugador de un día y dejarnos más cerca del mítico Manfredini, que también nos dejó con la boca abierta contra el Real Madrid y que luego desapareció.
Mi opinión y mi esperanza es que sea la primera opción, evidentemente. Eso sí, no olvidemos cómo ha sido la negociación para que Lamah venga, para que si realmente es un jugador importante, no nos sorprendamos de cómo pueda ser su salida. Queda mucho para ello y son muchas hipótesis, pero es bueno recordar, por si acaso, lo que nos pasó con Ludo y sus representantes cuando quiso salir. Pero bueno, esto sólo es futbol-ficción, ahora sólo queda disfrutar de Lamah en el Sadar.