Sígueme en Twitter @txokodelsadar

Tras 20 años trabajando diariamente la información rojilla, ahora soy socio y escribo con la camiseta puesta y la bufanda al cuello

lunes, 26 de diciembre de 2011

El roble de Huarte



Me dicen que elija al mejor del 2011 de entre los jugadores de Osasuna y tengo grandes dudas al principio. Camuñas podría entrar en este apartado, pero nos queda lejos, Ibrahima, Raúl o Lamah no chirrían, pero sólo han jugado algunos partidos. Y al final, como siempre, te das cuenta que hay uno que siempre da continuidad a este equipo en el tiempo, Patxi Puñal.
Por su carácter, nunca va a destacar y pocos se acordarán de él cuando haya que poner focos sobre alguien. Lo de Patxi es diferente. Mientras los ojos se ponen en los partidos, él se pone como primer objetivo entrenar mejor que ayer, cuidarse un poco más… Cosas que pocos pueden observar y que, casi nadie, puede destacar. Por eso, y por más ya de 351 razones, creo que es el hombre del año en el equipo.
Alex Fernández, Pablo García, Raúl García, Alfredo, Nekounam… Todos han sido importantes en el centro del campo y todos parecía que iban a ser quienes pudieran quitar del once a Patxi. Las tácticas de los diferentes mister han ido permitiendo que pudieran compartir puesto sin elegir entre unos y otros, pero todos han tenido a Patxi cerca.
Escudero de lujo, “come marrones” muchas veces, nada tribunero, capitán, recordman. Muchas cosas buenas que permiten mirarle hoy como el hombre del año. Y, sobre todo, el jugador que ya es historia viva del club. El partido ante el Betis y lo que tiene de conceptual es suficiente para elegirlo como el más destacado. El club ya ha conseguido “apropiarse” de los valores de un jugador de cara a futuro.
La regularidad de Castañeda, el carácter de Bustingorri, la genialidad de Martín, la clase de Goiko, los goles de Urban… Todos ellos, se fueron del club, dejaron el fútbol, sin plantar semilla en Tajonar porque nadie supo “utilizarlos” para crear estandartes para el futuro. Sin un triste homenaje, sin un reconocimiento. Por eso, chapeau para quien haya ideado toda la historia del roble de Puñal.
Un club como Osasuna necesita mandar mensajes propios y edificar en torno a ellos un proyecto. Mientras otros buscan en la imagen de un CR7 levantar su edificio fugaz, los nuestros tienen ya en Tajonar un roble donde mirarse y apoyarse para muchos años. Y, además, pueden cantarle eso de que ya no podrán para a Patxi Puñal, lo que significa que no se pueden para muchas cosas que significa un jugador como Patxi, el hombre del año.

Post data. Por todo ello, enhorabuena, otra vez, a quien lo pensó. Lo malo de todo esto es que me he quedado con el peor sabor de boca porque no lo pude ver por el capricho de algunos. El día que me hubiera gustado ponerme de pie y aplaudir, tuve que conformarme con ver unas cuantas fotos. #dolido 

miércoles, 14 de diciembre de 2011

No volverse locos

Me gustaron mucho algunas de las cosas que vi de los nuestros en Almería. Annunziata, Lekic, Timor, Roberto Torres... dieron cosas muy interesantes, sobre todo, demostraron las cosas donde hay que hacerlo, en el campo y no en sala de prensa. Han metido en un brete (positivo, bendito) a su entrenador, haciéndole ver que igual es injusto con ellos. Y eso, de esa manera, me gusta mucho.
Sin embargo, no hay que volverse locos y ver el partido desde una perspectiva completa. Gran resultado, buen juego, detalles interesantes, actitud correcta. Sí, pero... No debemos olvidar que el Almería es un segunda, que no es líder (sextos, que no está mal tampoco) y que jugó con menos habituales. Creo que es justo recordarlo por lo siguiente.
No es por quitar méritos a los que jugaron, que, insisto, lo hicieron muy bien, pero no veo justo que ya se le diga a Mendilibar que tiene que jugar Leka o que Roberto Torres tiene que ser titular. Recuerdo que el gran Enrique Martín, cuando entrenaba el primer equipo y le preguntábamos por las posibilidades de jugar de un suplente, nos devolvía la cuestión diciendo que a quién quitaba de los que jugaban.
Pues eso. Que Lekic, Roberto y cía merecen jugar, seguro. Que los que están jugando en liga son séptimos, llevan sólo tres derrotas y han hecho 22 puntos, seguro. Creo que lo positivo de ayer es saber que hay alternativas, pero no olvidar los goles de Ibrahima, la electricidad de Lamah o la experiencia de Puñal. Ellos están dando mucho bueno en liga y, por ahora, no merecen discusión.
Otra cosa positiva. La afición tiene un buen motivo para bajar al Sadar. Ver a Lekic, Timor, Annunziata o Roberto Torres parece un buen motivo para pasar frío un rato y, ojalá, ver un buen partido en la vuelta contra el Almería.

domingo, 4 de diciembre de 2011

No me aclaro

Esta temporada está siendo una de las más raras que recuerdo con Osasuna. La sensación del equipo en muchas fases de los partidos no es buena, pero los resultados son tan claros y positivos que ya no sé qué pensar. El partido de hoy es un ejemplo. El Betis nos ha barrido en el segundo tiempo, Mel ha goleado a Mendilibar, siguen las lesiones musculares... Y tres puntitos más. Y 21 en el casillero. Y oliendo a UEFA. Y no me aclaro.
No he entendido bastantes cosas de las hechas por Mendilibar hoy. Decisiones en el once, cambios realizados (lesiones aparte)... Pero lo cierto es que el equipo sigue sumando y que sólo ha perdido tres partidos tras haber pasado ya por Bernabeu, Camp Nou, San Mamés y Calderón. Además de no haber fallado con ninguno de los de abajo. O sea, de lujo. Mucho más cerca de Europa que del descenso.
Y además, el partido de hoy ha sido una excepción, porque ha habido varios donde Osasuna ha merecido la suerte que hoy ha tenido. Si Mendi hubiera estado más fino, el empate contra el Mallorca hubiera sido victoria, y si los árbitros no se equivocan gravemente, los empates ante Sevilla y Granada también hubieran sido triunfos. Y las cuentas de la lechera nos dejaban con 27 puntos. Pero no es así. Osasuna tiene 21 puntos, la mitad del trabajo hecho a falta de cinco partidos para terminar la primera vuelta. No está nada mal.
Para terminar. Lo de los problemas musculares sigue siendo muy preocupante. Son demasiadas lesiones de este tipo y demasiados partidos improvisados por culpa de esta cuestión. Quizás el cuerpo técnico debería pensar qué se está haciendo para poder evitarlo, porque no tiene pinta de que sea cuestión de casualidad.

PD. El homenaje más chulo que recuerdo a un rojillo, me lo he tenido que perder. Espinitas que se quedan clavadas.

sábado, 3 de diciembre de 2011

Daños colaterales

La decisión de Roures de no dejarnos ejercer nuestro trabajo de periodistas en los campos de fútbol y el apoyo de los clubes, como Osasuna, ha tenido muchas consecuencias. Algunas de ellas están por saberse (veremos cuantos periodistas deportivos pierden su trabajo por la broma de este hombre) y otras se presentan de repente, sin darnos cuenta. Y una de ellas la tengo delante este domingo.
No poder estar en el Sadar el día que Puñal se convierte en el jugador con más partidos en Primera de la historia del club me fastidia como pocas cosas. Me revienta, me cabrea, me enfada, me china, me mosquea. Llevo un cabreo cósmico!
Creo que desde el club han tenido una idea muy chula dándole un roble de manos de Castañeda y plantándolo en Tajonar. Emotivo, simbólico, merecido... Mi enhorabuena para quien haya parido la idea, es brillante.Supongo que serán Guillermo y María, que han tratado esta semana desde la web del club este evento como se merece, con mucho cariño.
Y yo no puedo verlo. Me fastidia especialmente porque pude ver a Patxi empezar a jugar en el patio de Salesianos cuando eramos menos que un crío, y 25 años después, el día que se convierte en recordman rojillo, por culpa de Roures, no puedo estar ahí. Es lo que se llaman consecuencias colaterales, que no por ser menos directas, no dejan de ser dolorosas.
Ya que no puedo estar para verlo en el Sadar porque entre Roures y Osasuna no quieren que sea así, le mando mi felicitación virtual más fuerte para aquel chaval que jugaba en el patio de Salesianos. Todas estas fechas señaladas tienen su anecdotario escondido. Y ésta no podía ser menos. Me lleva a mediados de la década de los 80.
Mi tío Miguel tenía la tienda de chucherías que había enfrente de Salesianos, la que conocían como la del Filemón. Castañeda era vecino de mi tío y solía pasar bastante con su familia para saludarle. Mientras, Puñal jugaba cada recreo en Salesianos y cada sábado con Osasuna allí, porque entonces los alevines y benjamines rojillos jugaban en el patio cubierto de brea del colegio, donde nosotros jugábamos a balonmano.
Por ello, seguro que más de una vez, Patxi fue a comprar cromos, una palmera de chocolate o unas pipas y coincidió con quien mañana le dará ese simbólico roble. Entonces, ni Castañeda podía saber que alguno de aquellos críos sería hoy historia de Osasuna, ni Patxi podía soñar con jugar una parte de los partidos que estaba jugando el defensa madrileño.
Un último dato. El partido de despedida de Javier Castañeda con Osasuna fue... contra el Betis. Casualidades.
Felicidades, Patxi.
PD. La foto de la web de Osasuna de hoy sábado es muy chula. Es el patio del Semi! Pena que no se puede pegar aquí. La foto que ilustra este post es de Eduardo Buxen (@edubux) y se publicó en Diario de Navarra.



domingo, 27 de noviembre de 2011

De Eibar a Cornellá

Hoy Osasuna me ha empezado a convencer de que las cosas pueden cambiar. Sacar los tres puntos de Cornellá, sin excesiva necesidad y a tiempo de darnos una alegría prolongada en el tiempo, es una verdadera novedad. El domingo pueden dejarme con la boca abierta y la ilusión por las nubes si enseñan los dientes contra el Betis y se alejan varios partidos de abajo.
Pero el hombre del día es Patxi Puñal. No se me olvida el mítico partido de Eibar en el que Martín ya había obrado el milagro de los cinco partidos y la Segunda B. Durante la segunda parte, un desconocido para el gran público Puñal salía y lo colocaba Martín en la banda. Su familia había ido hasta allí para verle, porque cualquiera sabe si iba a poder a volver a jugar con el primer equipo en Osasuna.
Disfruté de aquel partido como un enano porque dos compañeros míos de clase en Salesianos durante la EGB había jugado. Acaz y Puñal jugando con Osasuna... Increible. Muchos años después, hoy puedo contar que aquel debutante es historia viva de Osasuna. Ese chaval que veía jugar en el patio de Salesianos cada mañana (es más, jugaba conmigo) y que pronto jugaba con los rojillos a futbito (cuando era futbito) ahora se compara en cifras con Javier Castañeda.
Es curioso, pero en aquel patio jugaba como ahora. No llamaba la atención, no parecía que fuera a ser el elegido entre todos los chavales de varias generaciones que se cruzaban en aquel patio. Había chavales que tiraban fuerte, chavales rápidos, chavales altos... Y Puñal no destacaba entre ellos. Y ahora pasa lo mismo. Alex Fernández, Pablo García, Nekounam, Raul García... Todos han conseguido ser su compañero y ninguno su relevo. Todos, sin duda, han mejorado a su lado.
Sin embargo, ha tenido que oir muchos pitos en el Sadar cuando ha echado el balón a los centrales o cuando ha sacado mal un corner. Las cifras avalan las cosas bien hechas y el cuenta partidos no se ha parado con Puñal. A la espera del próximo record... ¡Enhorabuena!

martes, 22 de noviembre de 2011

¿Será cosa del agua?

El domingo me lleve una decepción importante viendo el partido del Sadar. No sólo por el venenoso horario ya muy comentado, sino por la pobre imagen que dejó Osasuna. El Rayo fue un buen rival, jugó inteligente, pero creo que todos esperábamos más de los de Mendilibar. Y en ello está mi decepción, en que Osasuna volvió a fallar cuando ha tenido el momento dar un salto de calidad en la tabla.
Puede ser cosa del agua, sí. Puede ser que cuando el agua nos llega al cuello, los nuestros dan una talla, pero cuando está a menor nivel el agua, la cosa se relaja. Y si la cosa no está en tensión, pues eso, gatillazo. Y no es cuestión de este año, es cuestión de varias temporadas atrás. Creo que esa puede ser una razón importante de lo visto el otro día contra el Rayo Vallecano.
Pensaba que Mendilibar iba a ser capaz de cambiar esa mentalidad que cada año impide dar el salto. Todas las temporadas hay un momento bueno en el que el equipo tiene la opción de crecer, pero todas ellas, hasta ahora y con la excepción de Aguirre, el equipo ha fallado. De todos ellos, Mendi es el único que tiene la opción de poder salirse de la línea de los anteriores. Aunque también la temporada pasada tuvo su oportunidad.
Espero que sea capaz de hacerlo y hacer entender al resto que algo está cambiando, a pesar de los tropiezos que se han dado. No tengo muy claro si quiero creer que va a pasar o si lo creo realmente, pero es claro que el primer tren de la ilusión está pasando en estas fechas por el Sadar. Ojalá quienes tienen la responsabilidad de cogerlo, lo cojan y no tengamos que esperar siempre hasta el último andén de la estación para disfrutar con los nuestros.

lunes, 7 de noviembre de 2011

Ni tan mal

Once partidos después, muchas lesiones musculares mediante, con dos goleadas de escándalo en contra y tras haber pasado por cuatro de los habituales estadios donde Osasuna pierde... Las cosas están bien encaradas. Décimos, 14 puntos, a cinco del descenso, a tres de Europa. Situación muy buena y números engañosos para el equipo más goleado de Primera... a once partidos, pero no si descontamos los de Madrid y Barcelona.
Con todo, este equipo me ha dejado una sensación contradictoria. Ha dejado vivos dos partidos que tenía en la mano, como el de Granada y el del Mallorca en casa, unas veces con mucha responsabilidad de los jugadores y otras del entrenador. Además, hemos vivido dos goleadas de escándalo que nos han dejado el alma en los pies. Sumamos una cantidad de lesiones musculares poco habitual y que nos ha llevado a viajar a Madrid con ocho bajas por lesión.
Y con todo, Osasuna es fuerte en casa, ha competido casi siempre, ha sabido no perder algún partido y encima ya va sacando a algún chaval de abajo. Sin contar las magníficas impresiones dejadas por algunas individualidades, caso de Andrés, Lamah, Raúl García, Ibrahima o, incluso, la efectividad de Nino. Vamos, que uno no sabe qué pensar ni con qué quedarse.
Yo soy de los de la botella medio llena, a pesar de alguna rajada de Mendilibar y de algunas actitudes en algunos partidos. Y me inclino por el lado optimista porque los rojillos no han fallado ningún partido que no hay que fallar. Victoria con Sporting, Zaragoza y Levante; empates con Getafe, Granada y Mallorca... Derrotas con Athletic, Barcelona y R. Madrid, más buenos empates con Atlético y Sevilla. Optimismo, pero con necesidad de convencimiento, por favor.

martes, 18 de octubre de 2011

La hora de la verdad

Pasando por alto las desafortunadas declaraciones de Mendilibar en la previa del Athletic y su espontánea y rápida disculpa (para mí incompleta por su inoportuna mención el mejor sponsor de Osasuna, el Gobierno de Navarra y quienes pagamos impuestos), creo que es más útil mirar al césped. Y ahí también se acumulan los problemas para Mendilibar y de qué manera.
Es la hora de la verdad. Sin haber llegado al primer tercio de temporada, ya estamos a tiro del descenso. Nos ha durado poco la alegría y la ilusión, y ya miramos al calendario con cierto respeto (cabe decir miedo incluso). Los tres próximos partidos son definitorios para Osasuna. Zaragoza, Getafe y Levante (luego habrá que ir al Bernabeu). En esos tres partidos, los rojillos pueden cavar la tumba del sufrimiento a largo plazo.
En otro momento, con otra situación, los empates pueden ser útiles, pero este equipo necesita sumar de tres en tres como el comer. Si no, los nervios, la presión y el desasosiego de una afición cansada de sufrir llegarán a poseer malvadamente el Reyno. Ah, no, que ya no es Reyno, que es Sadar. A mí, de pensarlo, ya me da pereza.
Sin embargo, no suena a misión imposible ganar a Zaragoza y Levante en casa y poder sacar algo de la visita al Coliseo. Está en la mano del equipo. Si no se sacan estos tres partidos adelante ¿Se va a ganar en Madrid, en el Bernabeu? La experiencia dice que las posibilidades no son muchas, así que el reto ya está aquí. Cada vez valen menos las excusas y el equipo ha de empezar a jugar de otra manera para acercarse a los puntos que necesita para huir de otra temporada como las anteriores.

sábado, 1 de octubre de 2011

Mendilibar la pone, Mendilibar la quita

El partido contra el Mallorca un encuentro de cero a cero, pero con cuatro goles. Ninguno de los dos equipos ha hecho fútbol y sólo los visitantes han tendido ocasiones reales, de las que hayan probado, en este caso, a Andrés. De Aouate, no hay noticias. Sin embargo, el balón parado y los despistes defensivos han maquillado numéricamente un partido pobre de fútbol.
Y lo que Mendilibar da, el propio Mendilibar lo quita. Tras el 0-1 del Mallorca, el cambio táctico del vasco ha sido valiente, no sé hasta que punto acertado porque el juego tampoco ha mejorado especialmente, pero le ha salido bien. La salida de Raitala, la entrada de Nekounam y la posición de Lamah como lateral han puesto al equipo con ventaja tras dos meritorias acciones de Raúl García y dos errores del Mallorca.
Cuando lo más difícil estaba hecho, Nadal ha visto que el riesgo de Lamah como lateral era obvio y ha metido a Alfaro en la derecha. Era el momento de guardar la ropa, meter un lateral en la izquierda y amarrar una victoria tras varios empates. Pero no. La valentía de Mendi se ha convertido en inconsciencia y su falta de decisión ha costado un penalty tonto cometido por el belga.
Además, se demuestra que el equipo depende ofensivamente de manera enfermiza de Cejudo y Lamah. Si las bandas no funcionan, cortocircuito. La pareja Nino-Sola ya no funciona y el equipo necesita otra cosa, al menos en casa y ante rivales como el Mallorca. No perdemos, y eso es bueno, pero no ganamos y eso puede empezar a ser peligroso ante oponentes directos como el de hoy.

domingo, 25 de septiembre de 2011

Dos errores, cuatro puntos. Pero hay más.

Sé que es pronto para hablar de árbitros, errores, injusticias y temas similares, pero es que no se puede dejar pasar por alto lo que podía haber sido y no fue. La mano de Perotti y el fuera de juego de Ibra son dos equivocaciones de bulto que dejaría a Osasuna con diez puntos en cinco jornadas y tras haber pasado por el Calderón, el Camp Nou y haber recibido al Sevilla.
Es verdad que el equipo ha podido hacer algo más en varios partidos, dentro del nivel que se le puede exigir a los rojillos, pero eso no quita que el balance, errores arbitrales incluidos no es malo. Osasuna no ha fallado donde no debía y ha sacado algún punto no esperado, lo que nos pone en un inicio aceptable en juego y puntuación. Seis puntos en cinco partidos y la sensación de que los empates debían haber sido victorias.
Eso sí, a partir de aquí, hay que recordar la ridícula imagen en Barcelona, que el Atlético nos debió ganar y que en Granada el equipo no dio el paso adelante para apostar por la victoria. Eso, unido a algunas alineaciones poco entendidas por la grada, nos deja un montón de buenas razones para creer que el equipo puede mejorar y crecer de cara al futuro. El Mallorca es la próxima oportunidad.

P.D. La fotazo es de Mikel Sáiz (www.mikelsaiz.blogspot.com)

domingo, 18 de septiembre de 2011

Ocho goles o tres puntos

Dos puntos de vista de una misma realidad. Osasuna perdió ocho cero, pero no fueron más que tres puntos. Ambas cosas son importantes y no merecen perderse de vista si se quiere mejorar y conseguir los objetivos que todos sabemos. Lo de ayer en el Camp Nou me duele especialmente por los rojillos que se volvieron con cinco horitas de coche rumiando el ridículo.
Pero volviendo al hecho en sí, son tres puntos, pero son ocho goles. Es verdad que era el Barcelona, que estaban enfadados, según Mendilibar, que otros también serán goleados... Es verdad, son argumentos ciertos, pero no deben servir para maquillar un hecho histórico. Es la mayor derrota de la historia del club y ese peso lo van a llevar entrenador y jugadores.Y hay que aprender de ello.
El entrenador deberá sacar sus conclusiones y anotar lo hecho mal, igual que los jugadores tienen mucho que cambiar de los sucedido en el Camp Nou. Y es que sólo son tres puntos, pero la cara de gilipollas de los que viajaron y de los que repasábamos el time line de Twitter en la distancia no puede repetirse. Son sólo tres puntos perdidos donde todo el mundo va a perder, pero no queremos ver otra igual en el Bernabeu, por favor.
Y lo pongo por pasiva, son ocho goles, pero sólo tres puntos. Tampoco vayamos a echarnos las manos a la cabeza, pedir la propia del entrenador y buscar un sitio en segunda para el año que viene. Dolió, pero los dolores se pasan y el tiempo hace que hasta se olviden en algunos casos, aunque éste va a ser difícil de no recordarlo cada vez que pisemos Barcelona.
El caso es que habrá que huir de derrotismos para seguir mirando adelante porque, si no, estaremos sumidos en el pozo de la humillación y la depresión hasta no reconocernos. Osasuna ha de volver a su ser el martes contra el Sevilla y la herida dolerá menos. La gente no va a fallar al equipo como el equipo falló a la gente, así que aprovechad esa ventaja que otros clubes no tienen.

domingo, 4 de septiembre de 2011

Lamah ¿Manfredini o Delporte?

La irrupción de Roland Lamah en la segunda parte del partido del Calderón nos dejó a tod@s con la boca abierta. Rápido, potente, habilidoso, vertical... ¡y con gol! Una joya, vamos. Hasta el punto que el propio Mendilibar se ha "mojado" para alabar al futbolista, algo poco habitual entre los entrenadores, a los que no les gusta individualizar. Y es que en Lekuntza dejó sensaciones muy similares a las del Calderón.
Parece que la santa paciencia que tuvo el club, especialmente Angel Martín González, en el proceso de su contratación tenían su razón de ser. Llama la atención que este chico tan llamativo en su juego estuviera en un equipo de la segunda categoría francesa, la verdad. Sin embargo, también es cierto que ahora le queda el momento más complicado, el de la continuidad.
Porque en Osasuna tenemos dos buenos ejemplos de por dónde puede ir el camino de Lamah a partir de ahora. El belga puede tener continuidad y ser un jugador muy importante en la banda izquierda, lo cual nos acercaría a la estela futbolística de Ludovic Delporte. O, sin embargo, puede ser jugador de un día y dejarnos más cerca del mítico Manfredini, que también nos dejó con la boca abierta contra el Real Madrid y que luego desapareció.
Mi opinión y mi esperanza es que sea la primera opción, evidentemente. Eso sí, no olvidemos cómo ha sido la negociación para que Lamah venga, para que si realmente es un jugador importante, no nos sorprendamos de cómo pueda ser su salida. Queda mucho para ello y son muchas hipótesis, pero es bueno recordar, por si acaso, lo que nos pasó con Ludo y sus representantes cuando quiso salir. Pero bueno, esto sólo es futbol-ficción, ahora sólo queda disfrutar de Lamah en el Sadar.

domingo, 28 de agosto de 2011

La revolución

Además de las sensaciones que nos ha dejado el empate en el Calderón, por cierto, sensaciones cruzadas, el análisis más claro de la primera/segunda jornada liguera es que se ha consumado la revolución en Osasuna. Sólo tres jugadores del primer once de la temporada coinciden con el once tipo del inicio de la pasada campaña. Eso es una revolución, y lo demás, tonterías.
El empate es muy rico porque un punto en el Calderón siempre sabe bien. Sobre todo cuando tus mejores jugadores son tus porteros y aun cuando has tenido la oportunidad de ganar en el último suspiro. La derrota no hubiera sido injusta, pero se ha podido ganar, por lo que la autocrítica de Mendi es más que positiva.
Pero volviendo a la revolución, creo que es una realidad sencilla de constatar. El primer paso se dio con la lista. Lo de Ricardo es una sorpresa mayúscula. Nadie lo esperaba, pero le ha salido redondo a Mendilibar. Riesgo ha cumplido de sobra y Andrés ha dejado sensación de gran portero, por lo que, una vez que sabemos que Ricardo es porterazo, se confirma que un gran portero estará en la grada cada fin de semana.
Raitala, Bertrán y Roversio son gran parte de la revolución. La única herencia de la época de Camacho es Sergio, que se ha visto acompañado por unos compañeros que han conformado, evidentemente, una defensa inédita y que ha ofrecido huecos, pero que no da sensación negativa del todo.
El centro del campo ha dejado nombres nuevos, pero sistema algo extraño. Lo de Timor es una gran novedad, pero el sistema creo que no le ha beneficiado. Mientras, Cejudo cada vez me gusta más y Puñal y Neko siguen siendo el esqueleto del medio centro. ¿Qué pasará cuando esté Raúl? Las bandas tienen punch. Cejudo está bien y ha aparecido un Lamah en la segunda parte espectacular. El belga ha ofrecido una exhibición en veinte minutos soberbia. Rápido, habilidoso y vertical. La duda: ¿Irá por la senda del Delporte o se quedará en la de Manfredini? Apostemos por el retorno del peligro por la izquierda.
Arriba, más novedad. Kike acabó la liga de dulce, pero recordemos que apenas había tenido minutos antes, por lo que su continuidad es novedosa también. Ha cumplido bien y hasta ha tenido su oportunidad. Y Nino. Que ha fallado la oportunidad del partido. Sí, pero ha dejado muy buenas sensaciones. Es delantero, se nota.
En suma, que el partido no ha sido bueno, pero no nos deja mal sabor de boca. Y que la plantilla parece la leche, pero creo que tiene trampa. Hemos perdido a Camuñas, Juanfran, Monreal y Pandiani. Y eso es mucho perder, que nadie lo olvide, por favor.

miércoles, 24 de agosto de 2011

El candado está echado

Por primera vez desde hace bastantes temporadas, Osasuna cuenta en su primera plantilla con tres porteros de primer nivel. Me refiero a tres porteros del primer plantel de pleno derecho, no con ficha del filial. Ricardo, Andrés y Riego han compartido palos durante la pretemporada y minutos de juego casi equitativamente.
Da la sensación de que la intención del club no era quedarse con los tres, ya que con dos se ha demostrado que es suficiente para afrontar toda una temporada, pero las circunstancias mandan. Ricardo no han encontrado quien le jubile, Andrés es el Zamora de Segunda y se ha ganado estar en Pamplona y Riesgo firmó el contrato que firmó la pasada campaña y se ha quedado.
El caso es que el fichaje de Riesgo el año pasado parecía acertado porque se podía pensar que Ricardo podría acusar la edad, pero no ha sido así. Sin embargo, la presencia de Asier, dicen los que saben, ha sido más importante de lo que se puede pensar. El titular ha sentido que tenía un compañero de gran altura, lo que también ha servido para mejorar el rendimiento en el día a día. Además, Asier ha vuelto a hacer buenos partidos en esta pretemporada, además de haberse comportado como un profesional desde que llegó.
El problema es que la evolución de Andrés ha sido más rápida y llamativa de lo esperado. El año en Huesca ha sido buenísimo, ha sido Zamora con un equipo de media tabla para abajo... Había que renovarlo y traerlo para Pamplona. Todo el mundo tiene claro que es el portero del futuro y la apuesta del club para la portería.
Por eso, la situación de este verano se ha complicado. Riesgo no ha encontrado nada que les gustase fuera de Pamplona y tiene su contrato, Andrés se ha hecho su hueco y lo de Ricardo es caso aparte. Cada temporada mantiene su nivel, es más, en la pasada creo que lo mejoró por la sana competencia de Riesgo. Y es más, en los partidos de pretemporada ha mostrado que no ha perdido un ápice de su buena forma pasada.
En suma, que Mendilibar, por las circunstancias, se va a tener que dejar todas las semanas a un buen portero en la grada y eso no tiene que ser agradable. Vamos a ver quién tiene que pasar por ese amargo, injusto e inmerecido trago. Ya lo dijo el otro, estas cosas pasan porque el fútbol es así.

martes, 9 de agosto de 2011

Uno de los nuestros

Sin duda el nombre de Raúl García es que ha generado más ilusión en Osasuna en los últimos años, pero creo que es justo no generar excesivas expectativas sobre él y su llegada. Por eso, voy a echar unas líneas para intentar poner en orden lo que está sucediendo y en el papel del jugador y del Atlético de Madrid, ya que la idea de Osasuna es clara: quiere que Raúl juegue en Pamplona.
Para empezar, creo que hay dar la vuelta al origen de toda esta historia. Desde la capital parece nos llega la idea de que el Raúl es un jugador no querido por el Atlético de Madrid y que ese el inicio de todo. Creo que no. El jugador es el que quiere estar en Pamplona, coincidiendo con que ha pasado una temporada con menos minutos, y ahí da comienzo todo el culebrón. Es cierto que los colchoneros no lo consideran fundamental, pero hay más de voluntad de salida del jugador que otra cosa.
A partir de aquí, pensar que el Atlético de Madrid va a "regalar"al jugador a Osasuna tras haber pagado 13 millones de euros de traspaso, cuatro años de buena ficha y 25 años de chaval todavía en formación profesional... No suena lógico (habrá que ver cual es la lógica este club que fichó a Juanfran para tenerlo sin jugar), la verdad. Un hombre, no olvidar, que ha sido fijo en los dos últimos títulos del Atlético de Madrid. Es verdad que la relación jugador-representantes-Atlético-Osasuna puede facilitar la salida de Raúl y respetar la decisión expresa del navarro, pero me extraña que lo liberen aunque le queda un año de contrato.
El Atlético es un club que funciona de otra manera bien diferente al resto, pero eso no significa que sean tontos. Dejar ir definitivamente gratis a un buen jugador de 25 años que en la segunda jornada te puede meter un chicharro y levantarte en armas a la parroquia no suena normal. Es verdad que les mola más vender que fichar a Osvaldo, Falcao o quien sea y que no le dan tanta importancia a temas como el que nos atañe, pero de ahí a regalar... ¡Ojalá!
Luego vendrán las fórmulas. Renovación con el Atlético y cesión (no descartable ni mucho menos con 25 años), carta de libertad con parte de futuro traspaso, posibilidad de repesca gratuita a futuro, fórmulas de pago de la ficha... No dan igual unas que otras, pero hay una cosa buena en todo esto, Osasuna sólo quiere al jugador y el jugador estar en Pamplona, y luego viene el dinero. Y eso es mucho.
Una vez conseguido el fichaje, que todos soñamos con ello, creo que también hay que aclarar otra cuestión. Raúl nos puede dar, nos está dando, un impulso de ilusión que será contabilizable en número de abonos. Y eso es mucho, pero no es nada en el césped. Es un jugador decisivo para Osasuna, da un plus de calidad indiscutible, Mendilibar va a alucinar... pero no podemos volvernos locos. Con él y sin él, Osasuna tiene un sólo objetivo: la permanencia.
Pensar en Europa sería llevarse a error, a pesar de que la diferencia entre el octavo, que estará cerca de Europa, y el último es escasa. Habrá que partir de esa humildad para no llevarnos un chasco, a pesar de que el fichaje de Raúl García sería el gran refuerzo del club en muchos años. Que se confirme, por favor...

jueves, 28 de julio de 2011

Esa delgada línea

La pasada temporada a estas alturas, un compañero irlandés me pidió que le escribiera algo sobre Osasuna para su blog de fútbol español. Recuerdo que titulé: "Esa delgada línea" y explicaba la exigua diferencia que había entre pelear por Europa y bajar a Segunda en nuestra liga. No me equivoqué mucho, la verdad. La tendencia es muy clara en nuestro fútbol si nos salimos de los seis o siete de arriba.
Si nos olvidamos de Madrid, Barcelona, Atlético, Valencia, Sevilla, Villarreal y, este año, Málaga, los demás se llevan el canto de un duro. Un mes de competición bueno te acerca a los ocho primeros en la clasificación, pero ojo, no te aleja del todo matemáticamente del descenso. Eso sí, un mes malo te mete en puestos de descenso y te complica muchísimo la vida.
Eso sí, este tipo de temporadas ya ha planteado a nuestro equipo un reto que no ha sabido resolver varias veces. Ya con Camacho y también con Mendilibar, este equipo ha podido dar un paso adelante y no lo ha hecho, al revés, se ha condenado a sufrir a muerte en las últimas jornadas, cuando ha demostrado que tenía calidad para vencer a rivales tan duros como Villarreal, Valencia o Sevilla en el Reyno o sacar tres puntos a cara de perro en Zaragoza.
Si son capaces de ello, no me explico porque no son capaces de superar esos momentos cruciales de la temporada. Miedo, presión, conformismo... Ni idea, sólo ellos lo saben, pero estoy convencido que este año volverán a tener la oportunidad de hacernos soñar, que no digo que vayan a jugar la Europa League, pero sí, al menos, hacernos mirar la clasificación de otra manera a la habitual en las pasadas campañas.
El objetivo lo sabemos todos: seguir en Primera. El reto: dar un paso más cuando la competición lo permita, que estoy convencido que nos dará nuestra oportunidad.